Corrido: Máquina 501

Jesús García Corona - El Héroe de Nacozari
Jesús García Corona – El Héroe de Nacozari.

Ayer mi compañera de trabajo me preguntó ¿porqué es famosa la maquina 501?.

En realidad el famoso es Jesús García Corona mejor conocido como el Héroe de Nacozari, por un error colocaron 4 toneladas de dinamita en los primeros vagones del tren muy cerca de la locomotora. Por una serie de eventos desafortunados comenzó un incendio.

Hizo lo posible por evitar una desgracia con los habitantes del pueblo de Nacozari alejando lo más posible el tren.

Lamentablemente él no pudo salvar su vida, pero si evitó que muchos la perdieran y es por eso que se le recuerda con este corrido.

Máquina 501 Letra.

Máquina 501
la que corría por Sonora
por eso los garroteros el que no suspira llora
era un domingo señores
como a las tres de la tarde
estaba Jesús García acariciando a su madre
dentro de pocos momentos
madre tengo que partir
del tren se escucha el silbato
se acerca mi porvenir.

Cuando llegó a la estación
un tren ya estaba silbando
y un carro de dinamita
ya se le estaba quemando.

El fogonero le dice
Jesús vámonos apeando
mira que el carro de atrás
ya se nos viene quemando

Jesús García le contesta
yo pienso muy diferente
yo no quiero ser la causa
de que muera tanta gente.

Le dio vuelta a su vapor
por que era de cuesta arriba
y antes de llegar al seis
ahí terminó su vida.

Desde ese día inolvidable
tu te haz ganado la cruz
tu te haz ganado las palmas
eres un héroe Jesús.
 

Corridos Villistas: El grano de oro

Dentro de los Corridos Villistas hay un apartado especial para los caballos que acompañan en su lucha a los héroes de la Revolución. Existen dos caballos que son famosos por pertenecer a Pancho Villa, uno de ellos es el legendario Siete Leguas (que algunos afirman que era yegua) y el Grano de Oro.

En los corridos donde se encuentra la dupla caballo-jinete se exaltan valores como la lealtad y la valentía durante la batalla. Un hombre confiaba más en su caballo que en las personas.

El video corresponde a este corrido interpretado por Antonio Aguilar.

Letra

Yo le puse grano de oro
a mi caballo alazan
era de mi fierro criollo,
era hermoso mi animal

Mas se lo di a Pancho Villa,
en su santo alla en Parral
Pancho villa le dio el grado
le dio el grado de mayor

Cuando lo salvo en Celaya
de las balas de Obregón
corrió con su carga en lomo
hasta llegar a Torreón

El valor de Pancho Villa
y las patas del corcel
eran del ciclo norteño,
que llamaban lucifer
pero era Francisco Villa
en su caballo mas fiel.

Una vez se lo robaron
los huertistas en Parral
mas el potro enfurecido
no dejo de reparar
hasta quitarse al jinete
regresando a su corral.

Las metrallas enemigas,
y hasta uno que otro cañon
nos lanzaba Pancho Villa
en plena Revolución
Grano de Oro los jalaba
relinchando de valor.

Cuando mataron a Villa
en Hidalgo del Parral
en Canutillo en caballo
lo esperaba en el corral
murió con la silla puesta
esperando al general.

La persecución de Villa

Este corrido habla sobre la expedición punitiva que hizo el ejército de los Estados Unidos en represalia de los hechos ocurridos en Columbus (Nuevo México) “El 9 de marzo de 1916, Columbus fue atacada por el revolucionario mexicano Francisco Villa”).

Siempre que escucho este corrido me llama a atención la frase en la que dice que Venustiano Carranza les da permiso para entrar a México y es que en aquellos días Villa y Carranza no se podían ver ni en pintura. Más bien le era conveniente a los intereses de Carranza que lo mataran.

Hay varias versiones de este corrido, pero mi favorito es este interpretado por el gran Ignacio López Tarso que en vez de cantado es más bien declamado a forma de poema épico.

Espero que lo disfruten.

Letra

Patria México, febrero veintitrés,
dejó Carranza pasar americano,
dos mil soldados, doscientos aeroplanos,
buscando a Villa, queriéndolo matar.

Después Carranza les dijo afanoso:
si son valientes y lo quieren combatir,
concedido, les doy el permiso,
para que así se enseñen a morir.

Comenzaron a echar expediciones,
los aeroplanos comenzaron a volar,
por distintas y varias direcciones,
buscando a Villa, queriéndolo matar.

Los soldados que vinieron desde Texas
a Pancho Villa no podían encontrar,
muy fastidiados de ocho horas de camino,
los pobrecitos se querían regresar.

Los de a caballo ya no se podían sentar,
más los de a pié no podían caminar;
entonces Villa les pasa en su aeroplano
y desde arriba les dijo: Gud bay.

Cuando supieron que Villa ya era muerto,
todos gritaban henchidos de furor:
ahora sí, queridos compañeros,
vamos a Texas cubiertos con honor.

Mas no sabían que Villa estaba vivo
y que con él nunca iban a poder;
si querían hacer una visita
hasta la sierra lo podían ir a ver.

Comenzaron a lanzar sus aeroplanos,
entonces Villa, un buen plan les estudió:
se vistió de soldado americano
y a sus tropas también las transformó.

Mas cuando vieron los gringos las banderas
con muchas barras que Villa les pintó,
se bajaron con todo y aeroplanos
y Pancho Villa prisioneros los tomó.

Toda la gente de Chihuahua y Ciudad Juárez
muy asombrada y asustada se quedó,
sólo de ver tanto gringo y carrancista
que Pancho Villa sin orejas los dejó.

Que pensarían los “bolillos” tan patones
que con cañones nos iban a asustar;
si ellos tienen aviones de a montones
aquí tenemos lo mero principal.

Todos los gringos pensaban en su alteza
que combatir era un baile de carquís,
y con su cara llena de vergüenza
se regresaron en bolón a su país.