Ex Hacienda La Loma, cuna de la División del Norte.

ex hacienda la loma

Era un domingo de diciembre, en la carretera se podían ver letreros indicando la cercanía de un sitio turístico Hacienda la Loma , no era una visita planeada al lugar, pero si ya estábamos cerca sería un crimen no visitar la cuna de la División del Norte.

Al llegar se siente una atmósfera rara, como si el tiempo se hubiera detenido. La pequeña capilla anexa a la Hacienda indica que tuvo actividad reciente, pero el resto es una mezcla de un viaje al pasado con visos de actualidad.

Hay pocas personas a la vista, unos niños a los que los acompaña un perro. Una camioneta que pasa por el camino de terracería levanta polvo a su paso, un silencio a momentos incómodo. Un lugar testigo de glorias pasadas. Una pequeña plazoleta da refugio del sol a los visitantes.

La hacienda esta bien cuidada pintada de blanco, pero a un lado, hay un muro testigo de lo que puede hacer el sol y la lluvia en una pared de adobe, que a pesar del tiempo, sigue en pie.

Historia.

La Hacienda de la Santísima Trinidad de la Labor de España, mejor conocida por su ubicación como Hacienda La Loma fue construida en varias etapas siendo la más antigua de 1821. Su cercanía con el río Nazas favorecía el cultivo del algodón y la ganadería.

Dos hechos históricos son relevantes del lugar. Durante la Revolución Francesa hospedó al presidente Benito Juárez.

En el lugar hay un busto de Benito Juárez , en la parte inferior se puede leer su famosa frase: Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.

Llaman la atención los símbolos masónicos de la escuadra y el compás. No hay que olvidar que Benito Juárez era francmasón.

El origen de la División del Norte.

El 29 de septiembre de 1913 se organizó la División de Norte comandada por el General Francisco Villa.

El libro Memorias de Pancho Villa de Martín Luis Guzmán narra estos hechos.

En la haciendo llamada de la Loma, que está del lado derecho del río, frente a la Goma, se tomaron los dispositivos para el ataque; pero antes de aquello consideré la conveniencia de una junta de los principales jefes de todas las fuerzas nuestras que entrarían en batalla.

El ataque que menciona es probablemente la primer toma de Torreón en octubre de ese mismo año. No confundir con la segunda toma que ocurrió en abril de 1914 que es la más famosa.

Otros hablaron después de oírme. Pero como ninguno dijera palabras de franqueza, ni de conocimiento. Juan N. Medina se levantó y expuso las razones que él veía para organizar en división todas aquellas fuerzas y para que a mi me escogieran por general en jefe. El resultado fue que todos mostraron entonces el mismo parecer, y que desde ese momento yo, Pancho Villa, quedé nombrado jefe de la División del Norte, que se constituyó de aquel modo.

Ubicación.

Llegar a la Hacienda La Loma no es difícil. Saliendo de Torreón, vaya rumbo la carretera libre a Durango, pasando por la caseta de León Guzmán, luego La Goma y los Puentes Cuates hasta un entronque, donde se da vuelta a la izquierda, no se preocupe, hay letreros en el camino que le darán indicaciones.

Horario.

Lamentablemente cuando fui estaba cerrado. Pero que no le pase lo mismo, el horario está en la puerta y es el siguiente:

  • De martes a sábado abierto de 10 a.m. a 5 p.m.
  • domingos abierto de 10 a.m. a 3 p.m.
  • Los Lunes permanece cerrado.

Aproveche para salir de la ciudad, dar un paseo, visitar el museo y conocer un poco más de la historia de la región.

Museo Francisco Villa en Durango

No es de extrañar que siendo Durango la tierra que vio nacer a Francisco Villa Durango Villa le hayan dedicado un museo a su memoria.

Claro que hay que analizar al líder revolucionario en su contexto y este museo se ocupa de enseñar la problemática del país en aquellos días. Las causas que dieron origen a la revolución. Sus personajes  más importantes, algunos queridos, otros odiados, pero todos protagonistas de la lucha armada que sacudió a México desde sus cimientos.

Para ello se vale de exposiciones permanentes y temporales que le dan variedad al museo. Muestras de objetos y armas de la época.  Áreas interactivas para que se diviertan y aprendan los más pequeños, galerías fotográficas y auxilio de elementos audiovisuales para hacer más entretenidos los recorridos.

Ubicación

El museo esta en el Palacio Zambrano que perteneció al minero Juan José Zambrano. Tiene una preciosa fachada de estilo barroco con cornisas y remates en las ventanas adornadas con herrería. En un tiempo era la sede del gobierno del estado de Durango y lugar de residencia de los gobernadores.

En su interior alberga murales de la historia de México realizados por Francisco Montoya de la Cruz, Manuel Guillermo de Lourdes y José Luis Sandoval.

Francisco Villa Mural de Manuel Guillermo de Lourdes
Francisco Villa – Fragmento del mural en el interior del museo.

Dirección.

Av. 5 de febrero, entre Zaragoza y Bruno Martínez.

Horarios

De martes a viernes (descansan los lunes) tienen un horario de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Sábados y domingos de 11 de la mañana a 6 de la tarde.

Tiene un accesible costo de 20 pesos la entrada general y 10 pesos a estudiantes, maestros y adultos mayores.

Teléfono

(618) 811 4793

Página web.

museovilla.iced.mx

 

Francisco Villa descansando y divirtiéndose

Gracias nuevamente a la colaboración de Gerardo Güereca Hernández por compartir una de las fotos más inusuales de Francisco Villa, es notable no sólo por el hecho en que aparece portando un traje de baño, también es notorio el hecho de que es de las pocas ocasiones en las que no esta usando sombrero.

Francisco Villa en traje de baño
Francisco Villa en traje de baño

No todo eran batallas y dar ordenes en la vida pública de Francisco Villa, el General, jefe de la División del Norte también tenía sus momentos de paz o diversión.

Recuérdese, por ejemplo, que las veces que Villa tomó la Ciudad de Torreón no dudaba de ir a los hoteles más cómodos o que tenían algo que le gustaba al General; también son conocidas sus estadías en los “Baños de las Delicias”, en la misma ciudad de Torreón, un local con muebles de lujo, alberca, baños de vapor, duchas individuales, y masajes que Villa disfrutaba.

En la fotografía, tomada en Mapimí, en el estado de Durango, aparece Francisco Villa en una alberca, acompañado de varios empleados de las minas de dicha población. El General (al centro) lleva puesto un traje de baño a la moda de aquellos tiempos; se le ve sonriendo, pasando un buen momento… ya vendría otra vez la realidad y se iría a pelear contra los ejércitos de Huerta, Carranza o los sonorenses.