Corridos Villistas: El siete leguas

Sin lugar a dudas, El Siete Leguas es uno de los caballos más recordados de Francisco Villa y su corrido uno de los más famosos de la Revolución.

No es difícil deducir la importancia de un caballo en aquella época. Legendarias son las grandes distancias que recorrían las tropas villistas encima de estos animales. El caballo no sólo era un medio de transporte, era también un compañero de aventuras.

Es más, me atrevo a decir que un buen monumento a Francisco Villa tiene que ser con él montado a caballo.

Revolucionario Villista a caballo

El origen del nombre.

Lo que poca gente sabe es que al parecer el caballo en realidad era yegua. Pero se vuelve difícil identificar cual de todos los caballos que aparecen en las fotos con Villa es el legendario Siete Leguas.

Muchas veces las imágenes no tienen créditos o si los tienen son erróneos ¡Todos los caballos de Villa son El Siete Leguas! de ese tamaño era su fama.

Cuenta la leyenda que por el año 1914, durante la ocupación de la ciudad de México por tropas Villistas, Pancho Villa ordenó una inspección de los mejores caballos. Eligió una yegua criolla y un caballo pura sangre árabe para su cruza. El resultado fue una yegua muy bonita a la que le llamó Muñeca.

Ahora viene lo interesante, cuentan que mientras Villa permanecía escondido en una cueva, un guardia llegó para advertirle que lo venían siguiendo corriendo el peligro de que lo capturaran.

Villa montó a Muñeca y salió como alma que lleva el diablo dejando atrás a sus perseguidores, pero uno de ellos se puso enfrente tratando de asustar al animal. Pancho Villa arremetió contra el atacante arrollándolo pero este alcanzó a dispararle a corta distancia hiriendo a la yegua.

Lograron escapar y ocultarse en una fábrica, ahí un anciano le ayudó a curarla.

Esa noche le dijo al anciano que si se curaba, le pondría de nombre Siete Leguas ya que esa fue la distancia que recorrió el animal para salvar a su dueño.

Oye tú Francisco Villa ¿Qué dice tu corazón?


El famoso corrido fue compuesto por Graciela Olmos, La Bandida. Este corrido ha tenido grandes intérpretes como Pedro Infante, Antonio Aguilar, Francisco "Charro" Avitia o Miguel Aceves Mejía. Elija usted su favorito, cada uno le aporta algo particular al corrido.

Siete leguas el caballo
Que Villa más estimaba
Cuando oía silbar los trenes
Se paraba y relinchaba
Siete leguas, el caballo
Que Villa más estimaba.

En la estación de Irapuato
Cantaban los horizontes
allí combatió formal
La brigada Bracamontes
En la estación de Irapuato
Cantaban los horizontes.

Oye tú, Francisco Villa
¿Qué dice tu corazón?
Ya no te acuerdas valiente
Cuando tomaste a Torreón
Ya no te acuerdas valiente
Que atacaste a paredón.

Como a las tres de la tarde
Silbó la locomotora
Arriba, arriba muchachos
Pongan la ametralladora
Como a las tres de la tarde
Silbó la locomotora.

Adiós torres de Chihuahua
Adiós torres de cantera
Ya vino Francisco Villa
A quitarles lo Pantera
Ya vino Francisco Villa
A devolver la frontera.

Mostrar comentarios