La Toma de Torreón

Imagen del centro de Torreón 1910

Corre el año de 1914, no será la primera vez ni la última en la que los revolucionarios se disputarán el control de la ciudad de Torreón. La batalla que transcurre entre el 19 de marzo y el 2 de abril será la más recordada.

Por un lado el general huertista José Refugio Velasco defendiendo la plaza de los ataques de la División del Norte comandada por el General Francisco Villa.

Torreón es una ciudad importante que concentra la actividad comercial de la Comarca Lagunera. Es una ciudad muy joven, pequeña si usted gusta en aquellos días, pero muy próspera. El cultivo del algodón y de la uva mueven la economía del lugar.

El ferrocarril comunica al norte con Ciudad Juárez, de mucho interés por los suministros de arma y municiones que provenientes de Estados Unidos.

El ataque comenzó por el norte, un avance que empezó desde la ciudad de Gómez Palacio para ir poco a poco ganando posiciones. Por momentos la batalla se traslada a la ciudad de Lerdo, convirtiéndola en una batalla Lagunera en la que participan las 3 ciudades hermanas.

Toma de Torreón 1914. Archivo gráfico Gerardo Güereca.
Toma de Torreón 1914. Archivo gráfico Gerardo Güereca.

Maclovio Herrera avanzó hacia las fuerzas federales que estaban en el Cerro de la Pila, este cerro es el remate de una pequeña cordillera conocida como Trincheras. En ese mismo lugar existe actualmente un monumento ecuestre algo abandonado de Villa.

El Cerro de la Pila se convierte en un lugar estratégico. El General Felipe Ángeles quiere emplazar en ese lugar la artillería para que fuera más efectiva.

La defensa de la ciudad es encarnizada, las bajas son numerosas en ambos bandos, el sitio se alarga por días y días sin que se defina un vencedor.

En su momento, ambos bandos plantean la posibilidad de una retirada. Son los federales al mando del General Velasco los que huyen a Viesca. Para las 10 de la noche del 2 de abril se confirma la victoria de las fuerzas villistas.

Toma de las Ciudades de Lerdo y Gómez Palacio 1914. Archivo gráfico Gerardo Güereca.
Toma de las Ciudades de Lerdo y Gómez Palacio 1914. Archivo gráfico Gerardo Güereca.

Un detalle curioso, las historias sobre las batallas que se libraron en la ciudad de Torreón parecen mezclarse y confundirse en una sola. De esa forma tenemos datos de batallas anteriores que se dicen ocurrieron en la batalla del 2 de abril y viceversa.

Por estas fechas se organizan diversas actividades culturales que conmemoran la Toma de Torreón.

El escritor Paco Ignacio Taibo II hace una narración muy a su estilo de la batalla.

Corrido La Toma de Torreón (letra).

Existe un corrido sobre la toma de Torreón, con ese estilo tan melancólico y peculiar que son característicos de los corridos revolucionarios.

En Casas Grandes naciste

tu, José Inés Salazar,

Y con el tiempo ascendiste

a ser un gran general.

En Chihuahua te paseaste

de levita y etiqueta,

te fuiste pa’ Sinaloa

y allí volteaste chaqueta.

Tomas Urbina decía

al general Argumedo,

Pa’ mi el amigo mas fiel

es mi caballo Lucero.

Pancho Villa les decía

cuando estaban en reunión

Mañana por la mañana

tomaremos a Torreón.

Aliniense, generales,

con toda la artillería,

y también los oficiales

de a caballo, infantería.

Ensillen el Siete Leguas

para partir a Torreón,

no le hace que sean muy diablos,

tomaremos posesión.

Decía el teniente Pizarra,

A Villa yo lo conozco,

anda con un compañero

de la familia de Orozco.

Cuando Villa entro a Torreón

les dio una fiera batalla,

y con su fieles dorados

echo a correr a Pizarra.

Ya con esta me despido,

al rugido de un cañón,

así fueron los sucesos

de la toma de Torreón.

Museo Francisco Villa en Durango

No es de extrañar que siendo Durango la tierra que vio nacer a Francisco Villa Durango Villa le hayan dedicado un museo a su memoria.

Claro que hay que analizar al líder revolucionario en su contexto y este museo se ocupa de enseñar la problemática del país en aquellos días. Las causas que dieron origen a la revolución. Sus personajes  más importantes, algunos queridos, otros odiados, pero todos protagonistas de la lucha armada que sacudió a México desde sus cimientos.

Para ello se vale de exposiciones permanentes y temporales que le dan variedad al museo. Muestras de objetos y armas de la época.  Áreas interactivas para que se diviertan y aprendan los más pequeños, galerías fotográficas y auxilio de elementos audiovisuales para hacer más entretenidos los recorridos.

Ubicación

El museo esta en el Palacio Zambrano que perteneció al minero Juan José Zambrano. Tiene una preciosa fachada de estilo barroco con cornisas y remates en las ventanas adornadas con herrería. En un tiempo era la sede del gobierno del estado de Durango y lugar de residencia de los gobernadores.

En su interior alberga murales de la historia de México realizados por Francisco Montoya de la Cruz, Manuel Guillermo de Lourdes y José Luis Sandoval.

Francisco Villa Mural de Manuel Guillermo de Lourdes
Francisco Villa – Fragmento del mural en el interior del museo.

Dirección.

Av. 5 de febrero, entre Zaragoza y Bruno Martínez.

Horarios

De martes a viernes (descansan los lunes) tienen un horario de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Sábados y domingos de 11 de la mañana a 6 de la tarde.

Tiene un accesible costo de 20 pesos la entrada general y 10 pesos a estudiantes, maestros y adultos mayores.

Teléfono

(618) 811 4793

Página web.

museovilla.iced.mx

 

Francisco Villa descansando y divirtiéndose

Gracias nuevamente a la colaboración de Gerardo Güereca Hernández por compartir una de las fotos más inusuales de Francisco Villa, es notable no sólo por el hecho en que aparece portando un traje de baño, también es notorio el hecho de que es de las pocas ocasiones en las que no esta usando sombrero.

Francisco Villa en traje de baño
Francisco Villa en traje de baño

No todo eran batallas y dar ordenes en la vida pública de Francisco Villa, el General, jefe de la División del Norte también tenía sus momentos de paz o diversión.

Recuérdese, por ejemplo, que las veces que Villa tomó la Ciudad de Torreón no dudaba de ir a los hoteles más cómodos o que tenían algo que le gustaba al General; también son conocidas sus estadías en los “Baños de las Delicias”, en la misma ciudad de Torreón, un local con muebles de lujo, alberca, baños de vapor, duchas individuales, y masajes que Villa disfrutaba.

En la fotografía, tomada en Mapimí, en el estado de Durango, aparece Francisco Villa en una alberca, acompañado de varios empleados de las minas de dicha población.
El General (al centro) lleva puesto un traje de baño a la moda de aquellos tiempos; se le ve sonriendo, pasando un buen momento… ya vendría otra vez la realidad y se iría a pelear contra los ejércitos de Huerta, Carranza o los sonorenses.